¿Te gusta esto? ¡Compártelo!

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest

Fuente: El Mundo // 28 de mayo del 2022

En agosto del año pasado, en el último vuelo de Afganistán a España en el que se evacuó a los pocos españoles que quedaban dentro del país, viajaba Sayed Saber Sayeed, un ciudadano afgano que ahora ha recibido la nacionalidad española por petición de la ministra de Justicia, Pilar Llop.

El reconocimiento se le ha brindado para poner en valor su «dedicación como servidor público» durante 15 años frente a la Embajada de España en Kabul y por haber desempeñado un papel «esencial» en la evacuación tras la llegada al poder de los talibán.

Saber Sayeed, de 39 años, nació en la capital afgana. Estudió Ingeniería de Minas en la Universidad de Kabul y, antes de incorporarse a la legación española, trabajó como director adjunto del departamento de contribuyentes en el Ministerio de Hacienda de Afganistán. Cuando tenía 23 años, en 2006, pasó a ser auxiliar administrativo en la Embajada de España.

Sayed Saber Sayeed en la última foto que se hizo en la Embajada de España en Kabul junto a sus compañeros.
Sayed Saber Sayeed, a la izquierda, en la última foto que se hizo en la Embajada de España en Kabul junto a sus compañeros.Sayed Saber Sayeed

Al principio, Saber Sayeed, relata en conversación con este diario, que «no sabía nada de español» y que «tampoco tenía interés en aprenderlo». «Yo quería trabajar en el sector que correspondía a mis estudios, pero enseguida me di cuenta de que los españoles y los afganos tenemos muchas cosas en común, lo que despertó en mí un interés por el idioma». De todas maneras, Saber Sayeed no quiso tomar clases de español y fue aprendiendo conforme hacía uso de la lengua.

«La guerra en Afganistán comenzó a ponerse muy difícil a partir de 2014, cuando las tropas de la OTAN abandonaron el país, pero los últimos dos años fueron los peores. Había mucha incertidumbre hasta que los americanos decidieron dejar el territorio. Ahora el país se ha convertido en un punto negro», valora.

Mientras se encontraba dentro del aeropuerto era consciente de que la posibilidad de un atentado era inminente. «Los soldados estadounidenses informaban de que había posibilidades de ataques tanto en las entradas como en el interior de la base aérea. Había rumores de que algunos miembros de ISIS consiguieron entrar y tenían la misión de atentar. Todos teníamos miedo de perder la vida pero el objetivo de la misión era ayudar y facilitar la entrada de los colaboradores pero cuando veíamos la alegría de la gente, nos olvidábamos del miedo».

Cuando el aeropuerto de Kabul atravesaba sus momentos más dramáticos; su mujer, Huma Ghafori, y su madre, Afghani Karimi, abandonaron el país junto a su hijo Sayed, de 12 años, y su hija Heda, de 8, justo una semana antes que él. «Un vuelo los trajo hasta Madrid el 22 de agosto y luego fueron trasladados hasta Zaragoza«, rememora con precisión. «Yo le insistí a las autoridades en quedarnos a vivir en la capital española junto a ellos, pero no pudo ser». De todos modos, Saber Sayeed dice no poder estar más agradecido. «Tengo la concesión de la nacionalidad y dos condecoraciones. Son pruebas de la buena voluntad del Gobierno de España hacia mí».

El pasado septiembre, días después de llegar de Afganistán, Saber Sayeed recibió una carta del Jefe Superior de la Policía Nacional en Madrid, Jorge Manuel Marti Rodríguez, en la que se le informaba de que era galardonado con la Encomienda de Número de la Orden del Mérito Civil con distintivo blanco en reconocimiento por «sus valores y méritos».

Saber Sayeed estuvo entre los 85 colaboradores afganos que se quedaron ayudando en el aeropuerto de Kabul hasta la completa retirada de las tropas -presentes en el país durante dos décadas- y la entrega de la Encomienda, ya en España, fue la manera del Estado de agradecerle la labor ejercida durante el desalojo. Durante esa ceremonia, el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, anunció que pediría al Consejo de Ministros que se le concediera la nacionalidad española por su «extraordinario servicio a España».

Desde que el colaborador afgano se estableció en la capital aragonesa junto a su familia dice «no pedir más». «Aquí tenemos acceso a lo necesario. Mis hijos están muy a gusto en el colegio y tenemos a mano cualquier servicio». Ahora mismo, Saber Sayeed señala que tiene diferentes labores durante el día. «Por la mañana estudio un curso de Administración y por las tardes teletrabajo desde casa para la Embajada de España en Irán. Mis planes son establecerme en el país con mi familia y mi madre».

Fuente:
https://www.elmundo.es/espana/2022/05/27/627e902cfdddffa9638b4592.html

Acerca del Autor | Amanda Padron

Website: | E-mail:

¿Te gusta esto? ¡Compártelo!

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest

Te puede interesar:

¿Te gustó el artículo?

Deja un comentario o reacciona a la publicación.