¿Te gusta esto? ¡Compártelo!

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest

La Fuerza de Acciones Especiales (FAES) de la Policía Nacional Bolivariana han sido catalogadas como “grupos de exterminio” o “escuadrones de la muerte” por la Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), y han pedido en varias ocasiones al régimen de Nicolás Maduro disolverla. Pero esto no solo no ha ocurrido, sino que cada vez cobran mayor protagonismo.

Más recientemente, se les hizo parte en el combate que, desde el pasado 21 de marzo, se libra entre militares venezolanos y un grupo de las disidencias de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en el estado Apure, fronterizo con el departamento colombiano de Arauca.

El sábado, los enfrentamientos continuaron en el sector Los Cañitos, donde habrían caído dos militares más -ya sumarían 6- y una docena de estos habría resultado heridos, en un accidente con un mortero del que no se ha informado oficialmente. Por la noche el combate continuó en El Ripial y hasta el mediodía del domingo en el margen del río Arauca.

La mayoría de los habitantes de la zona del conflicto coincide en remontar la presencia de las temidas FAES al martes 23 de marzo, 2 días después de que iniciara el combate. Pero hay quienes aseguran que estos funcionarios llegaron antes y que fueron ellos quienes inicialmente acecharon a alias Ferley, del frente décimo de las FARC, alejado de la línea de alias Iván Márquez y Jesús Santrich.

En cualquier caso, una vez iniciado el conflicto, funcionarios de la FAES habrían sido trasladados a este lugar, según confirmó Juan Francisco García, coordinador en la región de la ONG Fundaredes, en aviones de Conviasa, la aerolínea estatal venezolana. No obstante, sus vehículos tradicionales han sido vistos en la zona, sobre todo en las dos únicas estaciones de servicio en las que pueden abastecerse de combustible.

Con su llegada, comenzaron las denuncias de allanamientos, desapariciones y ejecuciones extrajudiciales, un modus operandi que ya les caracteriza.

La más sonada de estas denuncias es la de la familia de campesinos Ramírez Remolina. La semana antepasada, parientes de estos usaron las redes sociales para contar cómo fueron sacados de su casa en el barrio 5 de Julio, de La Victoria, en el contexto de un operativo que llevaron a cabo funcionarios de la FAES en el sector, y luego aparecieron muertos en El Ripial, ataviados como presuntos guerrilleros.

En la sesión virtual de la Comisión Delegada de la Asamblea Nacional electa en 2015, del martes pasado, la diputada opositora Delsa Solórzano reveló que pudieron conocer de vecinos de los fallecidos que, en el operativo, los funcionarios preguntaban la nacionalidad de las personas. “Estos señalaron que, en efecto, portaban cédula colombiana porque eran colombo-venezolanos”, aseveró Solórzano.

La parlamentaria aseguró que después de un largo proceso se logró que los cuerpos de los miembros de la familia fueran trasladados hasta Colombia, donde fueron sepultados; e informó que los más de 30 testimonios que pudieron recabar del caso, han sido remitidos a los organismos internacionales correspondientes, entre ellos la oficina de Michelle Bachelet.

Fuente:
https://www.elnacional.com/venezuela/enfrentamientos-en-la-frontera-por-que-esta-la-faes-en-apure/

Acerca del Autor | María Victoria Rosales Cuello

vicky

Website: | E-mail:

¿Te gusta esto? ¡Compártelo!

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest

Te puede interesar:

¿Te gustó el artículo?

Deja un comentario o reacciona a la publicación.

  • REGISTRARSE
¿Perdiste tu Clave?, Por favor ingresa tu usuario o e-mail. Recibiras un e-mail para crear una nueva clave.
No compartiremos tu informacion personal con nadie.