¿Te gusta esto? ¡Compártelo!

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest

Fuente: El Mundo // 11 de mayo del 2022

Siete de cada 10 colegios en España han implantado ya el horario continuo. La pandemia de Covid-19 ha cronificado un modelo que tiene efectos negativos en el empleo. Según el primer estudio que analiza el impacto de la jornada escolar de los hijos en la situación laboral de los padres, las clases sólo por la mañana hacen perder a las familias 8.000 millones de euros cada año.

El think tank EsadeEcPol publica hoy una investigación que apunta que esta pérdida de ingresos se concentra en un 66% en las madres, que son las que mayoritariamente dejan de trabajar o reducen sus horas laborales para cuidar a esos hijos que salen pronto del colegio. Este dinero que no se ingresa equivale a una menor recaudación en el IRPF de 1.200 millones de euros al año, según unos cálculos que han realizado a partir de los microdatos de la Encuesta de Condiciones de Vida del INE.

El trabajo observa una brecha de género a causa de la jornada continua. Las madres españolas de hogares cuyos hijos atienden a una escuela matinal y no tienen un servicio de cuidados perciben 1.850 euros brutos menos al año. En el caso de los padres, la pérdida es de 970 euros.

En cambio, en los hogares donde las familias tienen ayuda para cuidar a sus hijos, las madres aumentan sus ingresos laborales brutos en 3.290 euros al año, ya que no se ven obligadas a abandonar por completo el mercado laboral para dedicarse a la crianza o a reducir sus horas de trabajo.

Lucas Gortázar, director de Educación de EsadeEcPol y uno de los autores del estudio, explica que el horario intensivo -una «rareza organizativa» en otros países- estaba presente en un 51% de centros antes de la pandemia y ahora ha pasado al 71%, según la encuesta que han realizado en colegios de Infantil y Primaria de toda España. El País Vasco es la única región que se resiste y apuesta por la jornada partida, que supone dar clases por la mañana y por la tarde, con más recreo, almuerzo temprano y una pausa más larga después de comer.

Los autores piden volver a este horario partido tradicional o, por lo menos, que la decisión no se tome de forma individual en cada colegio, sino que se adopte en las consejerías autonómicas teniendo en cuenta la evidencia científica disponible.

MENOR TIEMPO DE EXPOSICIÓN A LAS PANTALLAS

A los argumentos laborales, de conciliación y de igualdad de género, agregan que el horario convencional es más beneficioso para los alumnos. Señalan que, aunque no existe aún literatura científica robusta sobre la relación entre el tipo de jornada y los resultados académicos de los estudiantes, «la evidencia sí muestra claramente que pasar más tiempo en la escuela tiene un efecto positivo sobre el rendimiento y el bienestar del alumnado».

Citan varios estudios internacionales que señalan que más horas en el colegio están asociadas a mejoras de aprendizaje y de comportamiento, así como a un mayor equilibrio emocional, un menor tiempo de exposición a las pantallas y menos embarazos adolescentes. También se refieren a trabajos en España (Caride, Morales Yago o Ridao y Gil) que apuntan a que la jornada partida está asociada a un mejor rendimiento.

«Una jornada escolar matinal es una fuente de desigualdades educativas y sociales en el alumnado», indica el estudio, que asegura que los horarios intensivos están asociados también a «una menor participación en extraescolares» y a un menor uso del comedor. Muestran trabajos que prueban que los niños más pequeños funcionan mejor con una siesta al mediodía y que los adolescentes atienden más por la tarde, peculiaridades que no permite la jornada continua.

Sin embargo, es el horario favorito de los profesores. «No me cabe la menor duda de que los docentes realmente creen que la jornada continua favorece más al alumnado, pero se están tomando decisiones importantes sin tener en cuenta los datos científicos», advierte Marta Ferrero, vicedecana de la Facultad de Educación de la Universidad Autónoma de Madrid y otra de las autoras del estudio.

El informe plantea que, con los 1.200 millones de euros recaudados en impuestos por una vuelta a la jornada partida, se puede dar un complemento salarial de 2.000 euros al año a los profesores para que aumenten de 30 a 35 sus horas de permanencia en los centros, además de poner un comedor en cada colegio y aumentar las becas.

Fuente:
https://www.elmundo.es/espana/2022/05/11/627aa3cee4d4d88d7f8b4570.html

Acerca del Autor | Amanda Padron

Website: | E-mail:

¿Te gusta esto? ¡Compártelo!

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest

Te puede interesar:

¿Te gustó el artículo?

Deja un comentario o reacciona a la publicación.