¿Te gusta esto? ¡Compártelo!

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest

Bajo el inclemente sol caraqueño, cientos de personas con desesperación y cansancio en sus rostros se aglomeran en los alrededores del Hotel Alba Caracas. En pleno centro cultural y financiero de la capital, esperan desde horas de la madrugada, e incluso desde la noche anterior, poder vacunarse contra el covid-19 en este centro de inmunización piloto instalado por el régimen de Nicolás Maduro hace una semana. Sin un Plan de Vacunación claro, la desinformación y la poca organización dejan a los ciudadanos indefensos, no solo ante el virus, sino a la voluntad de unos pocos. «Es cuestión de suerte», comenta una mujer en una de las cuatro colas que se extienden por la avenida México del municipio Libertador. Ponerse la inyección en Venezuela se convirtió, al parecer, en una especie de lotería.

Umberto Cavatton llegó a las 5:00 am y tenía más de 60 personas por delante. No recibió un mensaje a través del sistema Patria y tampoco se registró en la página web del Ministerio de Salud. Acudió con la esperanza de poder vacunarse porque una vecina le dijo que un día antes tuvo acceso a la inyección en ese lugar. «Decidí venir porque una vecina de mi edificio vino ayer temprano y a la 1:00pm pudo vacunarse. Pero aquí estamos hoy y esto no avanza. Me parece un proceso muy caótico, es igual a la cola de la gasolina», dice a El Nacional.

Pasadas las 10:00 am, la cola apenas se ha movido. El hombre, sentado en un banco portátil, conversa sobre el prolongado tiempo de espera con otra mujer en la fila destinada para los adultos mayores, la cual se extiende a lo largo del pasillo que comunica las torres de Parque Central con la estación del metro Bellas Artes. «Nadie nos dice nada. Desde que estoy aquí no se ha acercado una sola persona a informarnos sobre el proceso. Son las mismas personas que vienen a vacunarse las que se organizan”, señala.

Cavatton, con su marcado acento extranjero, indicó que pese a ser también ciudadano italiano, de momento no tiene la posibilidad de viajar para colocarse la vacuna en su país. Considera que es importante inmunizarse para protegerse del peligroso virus, que el año pasado afectó mucho a Italia.

La fatiga y la impaciencia son evidentes en la gran cantidad de adultos mayores presentes. Algunos rostros reflejan resignación.

Aunque muchos hicieron como Cavatton y llevaron sus propios bancos para sentarse, otros deben conformase con apoyarse en muros y jardineras que se encuentran en el lugar. Sin embargo, la gran mayoría soporta de pie horas y horas de espera, con hambre, y sin tener siquiera un sitio cercano donde poder hacer sus necesidades fisiológicas.

El ministro chavista Carlos Alvarado anunció la semana pasada el inicio de la segunda fase de vacunación contra el covid-19 en el país, para la que se dispuso unos 27 centros de atención, aunque nunca se especificó cuáles eran. También explicó que esta etapa del plan de inmunización abarcaría al personal de salud, adultos mayores de 60 años, y adultos menores de 60 con alguna condición de salud crónica.

Fuente:
https://www.elnacional.com/venezuela/la-vacunacion-contra-el-covid-19-es-una-cuestion-de-suerte-en-caracas/

Acerca del Autor | Orlet Luna

Website: | E-mail:

¿Te gusta esto? ¡Compártelo!

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest

Te puede interesar:

¿Te gustó el artículo?

Deja un comentario o reacciona a la publicación.