¿Te gusta esto? ¡Compártelo!

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest

Fuente: El Mundo // 3 de mayo del 2022

El Gobierno tiene constatación desde hace días de que los móviles de Pedro Sánchez y Margarita Robles fueron espiados hace un año mediante el sistema Pegasus, el mismo con el que se accedió a los terminales de los independentistas. Esta circunstancia es la que se manejaba en La Moncloa para mantener la calma ante el peligro de que la gobernabilidad en el Congreso se fuera al traste y era su as para desactivar la campaña y los chantajes de los nacionalistas ante el espionaje a sus líderes. Pero la comunicación pública de este espionaje se precipita ahora, siendo Sánchez el primer jefe de Gobierno en ejercicio que reconoce haber sido espiado por el software israelí Pegasus, es decir, reconociendo la vulnerabilidad de la seguridad nacional.

El Ejecutivo decidió hacer público este lunes estas «intrusiones», estos «ataques externos» a los terminales del presidente del Gobierno y la ministra de Defensa como argumento con el desacreditar los ataques de sus socios y poner a Sánchez en la misma circunstancia de víctima que quienes, como por ejemplo el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, cuestionan su proceder. Equiparar roles. El Gobierno se presenta ahora como espiado, ya no solo como espiador.

El móvil de Sánchez sufrió en mayo de 2021 dos intrusiones que supusieron el robo de 2,6 gigas de información en la primera y de 130 megas en la segunda. Y el de Robles fue intervenido en junio de 2021, sustrayéndole 9 megas de información. Este espionaje mediante el sistema Pegasus fue certificado al Gobierno este fin de semana mediante dos informes del Centro Criptológico Nacional (CCN-CERT), adscrito al CNI. Ahora se están verificando los terminales del resto de miembros del Gobierno para ver si ha habido más intrusiones.

De ahí que en pleno choque con sus socios nacionalistas y ante el peligro de que el caso Pegasus complicara aún más la gobernabilidad, el Gobierno lanzara a los independentistas mensajes que ahora cobran sentido: el Gobierno deseaba que se constituyera cuanto antes la comisión de secretos oficiales del Congreso para que la directora del CNI diera explicaciones; forzó una maniobra en la Cámara para cambiar las mayorías y dar acceso a partidos como BilduJunts o la CUP y acelerar su constitución; y emplazó a sus socios porque «de esa comisión todo saldrá claro».

«ATAQUE EXTERNO»

La propia Robles invitó a las formaciones nacionalistas catalanas a que en esa comisión de secretos «salga todo, puedan ver la documentación y a lo mejor muchos de los que ahora dan lecciones tendrán que callarse cuando se vean las actuaciones que han tenido». Esas actuaciones eran el espionaje a su móvil y al de Sánchez. Pero de haberse realizado este anuncio en esa comisión de secretos no se habría podido conocer públicamente -como sucederá con el espionaje a independentistas-, porque sus asistentes -los portavoces de todos los grupos parlamentarios- tienen obligación no desvelar lo que allí se trata. De ahí que La Moncloa se haya anticipado y lo haya hecho público para toda la opinión pública.

En La Moncloa dicen no tener dudas y que está verificado que se trata de un «ataque externo», pero evitan señalar culpables. Aunque se ha investigado sobre el espionaje con Pegasus a distintos líderes. Una investigación destapó que Marruecos había infectado con Pegasus uno de los móviles de Emmanuel Macron, que, sin embargo, no confirmó la información; Sánchez es el primer jefe de Gobierno que lo reconoce. Se le retiró su iPhone hace unos días, cuando se constató el espionaje.

Las fechas de estos «ataques externos» coinciden con momentos tensos y de conflicto para el Gobierno a nivel nacional e internacional. El 22 de junio de 2021 se concedieron los indultos a los líderes independentistas del 1-O y el 18 de abril aterrizó en España el líder del Frente PolisarioBrahim Ghali, lo que desató un conflicto diplomático con Marruecos que sólo se pudo sofocar hace unas semanas con el giro del Gobierno sobre la posición histórica de España sobre el Sáhara Occidental.

MÓVILES ENCRIPTADOS

A los miembros del Gobierno, cuando acceden al cargo, se les entrega un iPhone encriptado y teóricamente a prueba de hackeos. Estos terminales llevan la aplicación COMSec, desarrollada por la empresa Indra y certificada por el CCN. Esta tecnología es un sistema de comunicaciones seguras que permite securizar llamadas de voz, videollamadas, mensajería instantánea y ficheros en cualquier móvil comercial y a través de cualquier red IP (3G, 4G, 5G, WiFi, LAN, satélite).

Cuando los miembros del Ejecutivo quieren realizar alguna de estas acciones, se pone en marcha esta aplicación. Esta tecnología, que además del Gobierno usan empresas del Ibex 35, permite, entre otras cosas, un encriptado extremo a extremo y es multiplataforma (Android, iOS, Windows), con una usabilidad avanzada comparable a los clientes de mensajería instantánea más populares.

El Gobierno, a través de la Subdirección General de la Oficina Presupuestaria y de Gestión Económica, formalizó en diciembre de 2021 el contrato de ampliación, soporte y mantenimiento sistema COMSec de comunicaciones seguras a Indra por 88.158,95 euros.

Por todo ello cabe deducir que los móviles que espiados con Pegasus son los de uso personal y no los que emplean en asuntos relativos al Gobierno, o lo que sería aún peor, que se ha producido una brecha de seguridad en los encriptados.

Eso sí, en el sector ha sorprendido el alto volumen de información sustraída al presidente del Gobierno porque, además, la recomendación a los miembros del Gobierno es que con periodicidad vacíen sus terminales. A ello se debe que la información sustraída a la ministra de Defensa sea tan pequeña, no así a Sánchez.

No es la primera vez que se hackea un móvil de un ministro. En agosto de 2020, el Departamento de Seguridad Nacional de la Presidencia del Gobierno y el CNI informó de que se estaba investigando el hackeo de teléfonos móviles de ministros y altos cargos del Gobierno. Entre los afectados estaba el entonces ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, pero varios altos cargos recibieron mensajes sospechosos en sus teléfonos, la vía a través de la que infecta Pegasus.

Fuente:
https://www.elmundo.es/espana/2022/05/02/627016aefc6c8396558b4580.html

Acerca del Autor | Amanda Padron

Website: | E-mail:

¿Te gusta esto? ¡Compártelo!

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest

Te puede interesar:

¿Te gustó el artículo?

Deja un comentario o reacciona a la publicación.