¿Te gusta esto? ¡Compártelo!

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest

Fuente: CNN // 08 de abril del 2022

Lviv, Ucrania — Cuando las fuerzas rusas y los soldados separatistas aliados llegaron ofreciendo un camino hacia la seguridad, se sintió como un giro enfermizo del destino.

Era mediados de marzo y los residentes de Mariúpol habían pasado semanas en sótanos helados y húmedos, escondiéndose del implacable bombardeo ruso y temiendo por sus vidas.

Ahora, les decían que para sobrevivir, solo había una salida: ir a Rusia.

Si no se iban, morirían entre los escombros, advirtieron los soldados rusos. Dijeron que tenían pocas opciones.

El asedio de Mariúpol por parte del presidente de Rusia, Vladimir Putin, se ha llegado a personificar su política de tierra arrasada en Ucrania. El ataque por tierra, aire y mar ha arrasado la ciudad portuaria del sur, destruyendo o dañando el 90% de sus infraestructuras, según el alcalde. Un teatro y una escuela de arte que albergaban a cientos de mujeres y niños fueron destruidos. Un hospital de maternidad fue bombardeado.

El teatro de Mariúpol en ruinas después de ser bombardeado.

Casi todas las casas que rodean dos complejos de apartamentos separados están destruidas en el este de Mariúpol.

Más de 100.000 personas siguen atrapadas en Mariúpol, viviendo en condiciones terribles y en rápido deterioro sin agua, alimentos, calefacción o electricidad. Debido a que la comunicación con la ciudad se ha cortado en gran medida, es casi imposible para los residentes saber cuándo es seguro salir a la superficie desde los refugios antibombas o cómo tomar los autobuses de evacuación. Muchos intentos de establecer corredores de evacuación se han derrumbado debido a los continuos ataques.

En lugar de permitir un paso seguro fuera de la ciudad, las tropas rusas y separatistas están llevando a decenas de miles de civiles a los llamados «centros de filtración» en la autoproclamada República Popular de Donetsk (RPD) en el este de Ucrania, que Moscú reconoce como independiente, antes de trasladarlos a Rusia, según el gobierno de Ucrania, los organismos de control humanitario y funcionarios estadounidenses. La viceprimera ministra de Ucrania, Iryna Vereschuk, ha estimado que unos 45.000 ciudadanos ucranianos han sido deportados por la fuerza desde que comenzó la guerra.

El Ayuntamiento de Mariúpol informó en un comunicado que el hecho de que Rusia no haya llegado a un acuerdo sobre los corredores de evacuación y la creación de centros de filtración fue parte de un esfuerzo más amplio para encubrir posibles crímenes de guerra cometidos en la ciudad. «Los ocupantes intentan identificar a todos los testigos potenciales de las atrocidades de los ocupantes a través de campos de filtración y eliminarlos», dijo el consejo. CNN no pudo verificar esa afirmación.

La práctica ha despertado dolorosos recuerdos de la deportación forzada de millones de personas de sus países de origen por parte del líder soviético Joseph Stalin, incluidos más de 230.000 tártaros de Crimea, a partes remotas de la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial. Las fuerzas rusas también utilizaron «campos de filtración» durante la guerra en Chechenia en la década de 1990, donde los grupos de derechos humanos documentaron extensos abusos, como tortura, toma de rehenes y ejecuciones extrajudiciales.

«No necesito explicar en detalle a qué recuerdan estos llamados ‘campos de filtración’. Es escalofriante y no podemos mirar hacia otro lado», dijo la embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Linda Thomas-Greenfield. Citó reportes creíbles —incluso del Ayuntamiento de Mariúpol— de agentes del Servicio Federal de Seguridad (FSB) de Rusia que confiscaron pasaportes e identificaciones, se llevaron teléfonos celulares y separaron a las familias ucranianas entre sí.

Mariúpol, una ciudad en ruinas por los ataques rusos 0:45

Pocas familias en Mariúpol han salido ilesas del reino de terror de Rusia. En una rueda de prensa reciente, el alcalde de Mariúpol dijo que algunos de sus vecinos y compañeros municipales fueron llevados a Rusia en contra de su voluntad. “Entra de noche un señor con un arma y dice que es una evacuación. Sale gente que lleva como 20 días en el albergue, los meten en el carro y los mandan a algún lado. Por la mañana, vieron que esto no era Ucrania», dijo Vadym Boychenko. «Luego los subieron a los trenes y ya se dirigían al interior de la Federación Rusa».

Moscú ha denunciado las afirmaciones como mentiras, alegando que Ucrania ha obstaculizado sus esfuerzos para «evacuar» a la gente a Rusia. El coronel general ruso Mikhail Mizintsev dijo que más de 550.000 personas habían sido evacuadas de «regiones peligrosas de Ucrania» a Rusia desde que comenzó la guerra, incluidas más de 121.000 personas de Mariúpol, según la agencia de noticias estatal rusa TASS.

Pero una investigación de CNN sobre las deportaciones revela una realidad muy diferente, una en la que a las personas solo se les daban dos opciones: ir a Rusia o morir. En entrevistas con 10 personas, incluidos los residentes locales de Mariúpol y sus seres queridos, muchos describen a los soldados rusos y de la RPD descendiendo a los refugios antibombas y ordenando a los que estaban dentro que se fueran de inmediato. Ninguno sabía adónde los llevaban.

Algunos dijeron que después de semanas de incertidumbre no les importaba dónde terminen, que en su opinión cualquier lugar sería más seguro que Mariúpol. Cinco fueron finalmente enviados a Rusia; tres han logrado salir desde entonces.

Han pedido ser identificados únicamente por su nombre de pila, o por seudónimos para su protección. Todos han compartido evidencia de su viaje con CNN, incluidas copias de las tarjetas de inmigración rusas que completaron y sellaron en la frontera. Aquellos que todavía están en Rusia, que están tratando de encontrar el camino de regreso a casa, están preocupados por su seguridad.

Estas son algunas de sus historias.

Andrey, 45 años

Después de semanas de fuertes bombardeos, el sótano donde Andrey se refugiaba con sus vecinos comenzaba a desmoronarse. Tenían que irse, pensó, antes de que el techo se derrumbara.

Andrey, un entrenador de atletismo de 45 años, había tratado repetidamente de escapar por la orilla izquierda del río Kalmius de Mariúpol y unirse a los convoyes de evacuación que salían de la ciudad por el otro lado. Pero no había podido —ni en automóvil ni a pie— cruzar las calles llenas de cadáveres y escombros para cruzar el puente central. CNN analizó imágenes satelitales de los cuatro puentes del Kalmius, todos estaban intransitables o destruidos el 22 de marzo.

En los raros momentos en que Andrey tenía servicio celular, llamaba y enviaba mensajes de texto a su esposa Iryna, una profesora de inglés de 50 años que vive en un suburbio de Kyiv. Estaba desesperado por encontrar un pasaje seguro desde Mariúpol para que la pareja de 15 años pudiera reunirse. Y, sin embargo, parecía no haber salida. «Parecía que no había opciones. Por eso, ya entendimos que apareceríamos en la RPD o en la Federación Rusa», dijo Andrey. «Había la sensación de que la orilla izquierda simplemente estaba abandonada».

Iryna compartió sus mensajes en WhatsApp y Telegram con CNN, revelando sus desgarradores intentos de ayudar a su esposo. Cada texto estaba firmado con la fecha y la hora, para que pudieran estar seguros de cuándo se envió. En respuesta, Andrey, frustrado, le dijo que no podía localizar los convoyes de evacuación que ella mencionó, pero que continuaría intentándolo.

En un último esfuerzo, Iryna se acercó a su madre en Rusia, con quien había dejado de hablar debido a desacuerdos sobre la guerra. Si Andrey no tenía otra salida de Mariúpol, ¿podría quedarse con ella?, preguntó ella. Su madre dijo que sí. «Él no quería ir a Rusia, quería irse a casa, realmente quería irse a casa. Pero en tal situación era necesario decidir. O ir allí y seguir con vida o quedarse en Mariúpol y morir por una bala o debajo de los escombros», dijo.

El 17 de marzo, un vecino le dijo a Andrey que las tropas rusas estaban ingresando a las casas de las personas y exigiendo que los residentes evacuaran. Al día siguiente, él y sus vecinos huyeron de su refugio y corrieron a un puesto de control cerca del mar. Allí, los soldados de la RPD les dijeron a los hombres que se desnudaran hasta la cintura y los registraron en busca de «tatuajes», luego revisaron sus pasaportes, antes de llevarlos en automóviles a Bezimenne, una ciudad costera a 25 kilómetros al este.

Andrey fue puesto en una escuela, donde dijo que revisaron nuevamente su pasaporte y su teléfono celular; escuchó rumores de un campamento de tiendas de campaña cercano, pero no lo llevaron allí. Los funcionarios de la escuela le preguntaron si planeaba quedarse en la DPR o irse a otra parte. «Tal vez solo había un par de conocidos que querían ir a Rusia. Pero básicamente, todos los que querían irse querían irse a Ucrania», dijo. A ninguno se le dio esa opción.

El 21 de marzo, Andrey dijo que lo llevaron a Dokuchaevsk, 104 kilómetros al norte de la región de Donetsk, a lo que describió como un «centro de filtración», donde se procesaba a los ucranianos. Le tomaron las huellas dactilares, lo fotografiaron, revisaron su teléfono y descargaron los contactos.

Las imágenes satelitales de Maxar mostraron autobuses blancos estacionados frente al Centro de Cultura y Ocio en Dokuchaevsk, donde Andrey dijo que estaba registrado. El «centro de filtración» en Dokuchaevsk ha sido citado por el embajador de Estados Unidos ante la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, Michael Carpenter, entre otros funcionarios.

Una imagen satelital del 21 de marzo del Centro de Cultura y Ocio en Dokuchaevsk muestra autobuses afuera.

Otra imagen satelital, tomada por Maxar Technologies el 26 de marzo, del centro en Dokuchaevsk.

Dos días después, Andrey dijo que lo llevaron de regreso al sur a Novoazovsk y luego a cruzar la frontera con Rusia, donde pasó por la aduana, le revisaron el pasaporte y le sellaron la tarjeta de inmigración. A primeras horas del 24 de marzo, lo llevaron en autobús a Taganrog, una ciudad portuaria rusa en el mar de Azov, donde se instaló un centro de refugiados en una escuela deportiva olímpica.

Andrey tomó un tren de 10 horas desde Taganrog hasta Voronezh, donde ahora se hospeda con su suegra. Dijo que en la estación de tren de Taganrog vio a otros ucranianos que no tenían dinero ni documentos llevados a la fuerza a Penza, más de 965 kilómetros al noreste, en lo profundo del territorio ruso.

Andrey está tratando de averiguar cómo regresar de Voronezh a Ucrania, posiblemente a través de Belarús.

«Algunas personas en Ucrania pueden pensar que los que se fueron a Rusia son traidores, pero esta es una excepción a la regla. La mayoría de la gente entiende que íbamos a donde podemos salir. Pero algunos no entienden que no teníamos otra opción, solo teníamos un camino, este era a Novoazovsk», afirmó.

La defensora de los derechos humanos, Svetlana Gannushkina, que dirige una organización de refugiados en Moscú, le dijo a CNN que ha recibido decenas de solicitudes de ayuda de ucranianos como Andrey, ahora varados en pueblos y ciudades de toda Rusia. Muchos decidieron quedarse con amigos o familiares, y el mayor número se reunió en la región de Rostov, cerca de Ucrania. Aquellos que se acercaron le dijeron que la decisión de venir a Rusia fue hecha por ellos.

“Estas son personas que se encuentran entre dos fuegos en una situación completamente terrible”, indicó Gannushkina. «No hay cuestión de libre albedrío aquí. Fueron a donde podían ir en ese momento. Y no había otro camino más que el camino a Rusia».

Anna, 24 años

Anna había vivido en un búnker durante dos semanas, refugiada en un suburbio del norte de Mariúpol con su familia, cuando los soldados irrumpieron en el interior. «Entraron y dijeron: ‘Es una orden: las mujeres y los niños tienen que irse’. A algunos que pidieron quedarse se les dijo que no”, dijo a CNN la traductora de 24 años.

Los hombres vestían uniformes militares y portaban armas, pero dijo que era imposible saber si eran de la RPD o de las fuerzas rusas porque no portaban insignias y no se identificaron.

Todas las mujeres y los niños fueron expulsados, unos 90 en total, incluida su madre, su hermano adolescente, su abuela, su tía y los dos hijos de su tía. Cuando Anna salió a la superficie, apenas podía reconocer el paisaje. «Todo quedó completamente destruido», dijo.

Anna describió que la llevaron en autobús a un pueblo cercano, donde los policías de la DPR los interrogaron durante la noche en una escuela. El 16 de marzo, dijo que los enviaron al este, a la aldea ucraniana de Bezimenne, donde los dirigieron a un «campo de registro».

En una enorme tienda militar, se les unieron cientos de otras personas de Mariúpol —alrededor de 900 en total, le dijo un soldado— donde les tomaron las huellas dactilares y las fotografiaron, revisaron sus teléfonos y descargaron los contactos. «Una vez que entregas tu teléfono, te registran para la primera fase del proceso. Te fotografían desde todos los ángulos, sospecho que para el reconocimiento facial. Luego les das tus huellas dactilares y, extrañamente, las huellas de tus palmas. No sé por qué», dijo Anna. «Después de eso, ingresan tus datos en la base de datos, como tu dirección, número de teléfono e información del pasaporte. En la siguiente etapa, ingresas para ser interrogado».

Fueron interrogados sobre su política, actitudes hacia la RPD y las autoridades rusas. Las preguntas incluían información sobre familiares que servían en el batallón Azov, la principal presencia del ejército ucraniano en Mariúpol, dijo.

Las imágenes de satélite de Maxar muestran el campamento de tiendas de campaña en Bezimenne el 22 de marzo.

Un convoy de vehículos en la carretera de Bezimenne.

Las imágenes satelitales de Maxar Technologies muestran un campamento de tiendas de campaña en Bezimenne, cerca de la escuela donde Andrey y otros residentes de Mariúpol dijeron que se quedaron. La Misión de Monitoreo de Derechos Humanos de la ONU en Ucrania no ha podido verificar el número de residentes de Mariúpol llevados a Bezimenne u otras partes de la RPD, pero dicen que creen que el número es «considerable» según las declaraciones de los funcionarios de la RPD y las entrevistas con varias personas que se mudaron a Donetsk. “En algunos casos, los residentes expresaron su clara preferencia por ser evacuados al territorio controlado por el gobierno, pero se les dijo que solo era posible la evacuación hacia el territorio de la autoproclamada ‘república’ o la Federación Rusa”, dijo a CNN un portavoz de la misión.

La agencia de noticias estatal rusa RIA Novosti publicó un reporte sobre los refugiados de Mariúpol en Bezimenne el 25 de marzo, describiendo a los funcionarios de la RPD brindando alimentos, atención médica y refugio a las personas desplazadas de la ciudad para «ayudarlos a sentirse seguros». El pie de foto dice: «La gente tiene que decidir qué hacer a continuación». Los funcionarios de la RPD dicen que más de 11.000 personas de Mariúpol se encuentran ahora en Donetsk.

Después de varias horas, Anna dijo que la llevaron en autobús a la frontera rusa, donde le dieron una tarjeta de migración y un vale de 10.000 rublos (alrededor de US$ 100). Fueron llevados a través de la aduana rusa, se sellaron sus documentos y luego, dijo Anna, alguien que sospechaba que era un oficial del FSB la seleccionó para interrogarla. «Nos trataron como criminales, retenidos como propiedad de la Federación Rusa. No sentí que tuviéramos la libertad de irnos», comentó.

La policía acompañó su autobús a Taganrog, donde los dejaron en una estación de tren. Los que no tenían familia ni amigos en Rusia, ni dinero para el transporte, eran enviados a Vladimir, un pueblo a más de 965 kilómetros al este. Anna dijo que su tía y sus hijos, que huyeron de Mariúpol sin ninguna documentación, fueron llevados allí.

Anna, su madre, su abuela y su hermano se separaron para ir a Rostov; se les permitió hacerlo porque tenían amigos allí, señaló. Desde Rostov, Anna viajó en tren a Moscú, luego a San Petersburgo y finalmente cruzó la frontera de Rusia hacia el norte de Estonia el 22 de marzo. En una entrevista separada, la madre de Anna, que también logró salir de Rusia, corroboró su relato.

Anna dijo que sintió que la evacuación fue una especie de «trampa todo el tiempo». Y aunque había estado aterrorizada de ir a Rusia, dijo que el temor de quedarse en una zona ocupada de Ucrania era mayor.

Dmytrii, 21 años

Dmytrii se mudó a Mariúpol en febrero para asistir a la universidad. Menos de un mes después, el estudiante de maestría de 21 años se encontró escondido con miles de personas en Terrasport, un complejo deportivo convertido en refugio en la ciudad.

El 14 de marzo, dijo que los soldados de la RPD se presentaron en el centro. «Dijeron: ‘Vamos a tomar el edificio. Vete para ser evacuado’, pero no dijeron a dónde iríamos», recordó Dmytrii. «Estaban sonriendo y tuvimos que devolverles la sonrisa para estar a salvo, nadie quería tener problemas».

Multitudes de personas huyeron a pie a un puesto de control cerca del centro comercial Portcity, a unas 2,4 kilómetros de distancia, donde vieron autobuses adornados con la letra Z, un símbolo que se ha convertido en sinónimo de apoyo a la brutal guerra de Rusia. Dmytrii dijo que nunca antes habían visto el letrero.

En el puesto de control, se pidió a los hombres que se desvistieran para revisar si tenían tatuajes. Dmytrii dijo que a los desplazados se les dijo que podían ser llevados a Rusia o podían encontrar su propio camino en Ucrania, pero luego se les informó que los ucranianos no harían nada para ayudarlos. «‘Nadie te va a evacuar. A las autoridades ucranianas les importa un carajo'», recordó Dmytrii que dijeron los soldados.

Oleksandra Matviichuk, directora del Centro Ucraniano para las Libertades Civiles con sede en Kyiv, dijo que entrevistó a varias personas transferidas de Mariúpol a Rusia, quienes describieron ultimátums similares. “Les dijeron: ‘Tienes la opción de quedarte y morir, o ir a Rusia’. Y seguro, no es una opción en absoluto”, dijo Matviichuk a CNN, y agregó que fueron presionados con desinformación sobre la voluntad de Ucrania de aceptarlos. «Les dijeron que, ‘No hay espacio vacío en las ciudades ucranianas, no pueden brindarte alojamiento. Solo Rusia puede hacerlo'».

Continuó: «Independientemente de si las tropas rusas usaron violencia física para trasladarlos a Rusia o no. Es ilegal. ¿Por qué? Porque de acuerdo con las normas del derecho internacional humanitario, las partes del conflicto deben abrir corredores humanitarios y brindar la posibilidad de que los civiles evacuen de manera segura la zona peligrosa. Pero el problema es que Rusia no ha permitido estos corredores».

Dmytrii dijo que los autobuses «Z» los llevaron 16 kilómetros al noroeste hasta Nikolske, una ciudad en la RPD, donde los llevaron a un «campo de registro» instalado en una escuela. «Había ayuda humanitaria rusa, carteles, todo para fingir ‘te ayudamos'», relató. Allí los registraron, revisaron su pasaporte y los pusieron en la lista de «refugiados».

Poco después, les dijeron que no había espacio para que se quedaran en la ciudad y los subieron a 13 autobuses con destino a Rusia. En el cruce fronterizo de Novoazovsk fueron nuevamente interrogados y sus teléfonos revisados. “Teníamos mucho miedo por nuestros documentos, pensamos que podían quitárnoslos. Pero no sucedió”, dijo Dmytrii.

Se le dijo al grupo que serían enviados a Rostov, pero terminaron en un centro de refugiados en la escuela de deportes olímpicos de Taganrog. Allí, dijo Dmytrii, le dieron una tarjeta SIM, comida y artículos de tocador para una ducha. No había dormido en 48 horas y estaba exhausto.

Cuando escuchó el anuncio de que partía un tren hacia Yaroslavl, al noreste de Moscú, decidió tomarlo. Dmytrii dijo que él y otros ucranianos fueron llevados a un centro recreativo en Sakharezh, en la región de Yaroslavl, donde cientos fueron procesados ​​para obtener el estatus de refugiados, fueron registrados para biometría, les entregaron tarjetas bancarias rusas, les ofrecieron trabajos y fueron interrogados por quienes creía que eran agentes del FSB. «Estaba muy bien organizado. En mi opinión, estaban tratando de asimilarnos», dijo.

En conversaciones en voz baja, los ucranianos en el centro pasaban información y planeaban cómo podrían salir. Estonia parecía ser la mejor opción. Dmytrii registró una tarjeta bancaria para que los parientes rusos pudieran enviarle rublos. Compró boletos de tren a Moscú, luego a San Petersburgo y finalmente a Ivangorod. En el cruce fronterizo de Ivangorod-Narva a Estonia, Dmytrii dijo que un funcionario ruso le preguntó por qué viajaba sin documentos: tenía una identificación ucraniana, pero no un pasaporte.

«Si nos llevaron a Novoazovsk con una sonrisa, entonces ya había una actitud grosera. Era visible. Una mujer que tomó mis documentos para registrarme me preguntó: ‘¿Por qué diablos viniste a la frontera sin pasaporte internacional?'».

Dmytrii, que ahora está a salvo en Estonia, respondió: «¿Y por qué diablos me llevaste a la fuerza a esta tierra desde mi Ucrania?»

Eliza Mackintosh escribió y reportó desde Lviv. Oleksandra Ochman reportó desde Lviv. Gianluca Mezzofiore y Katie Polglase reportaron desde Londres. Teele Rebane reportó desde Hong Kong. Nathan Hodge y Yuliia Presniakova contribuyeron con este reportaje.

Historias de sobrevivientes al ataque en teatro de Mariúpol 5:26

Fuente:
https://cnnespanol.cnn.com/2022/04/07/rusia-o-morir-estos-ucranianos-solo-se-les-dio-una-salida-trax/

Acerca del Autor | Amanda Padron

Website: | E-mail:

¿Te gusta esto? ¡Compártelo!

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest

Te puede interesar:

¿Te gustó el artículo?

Deja un comentario o reacciona a la publicación.